El habla de Sevilla: ¿Me pone usté‘ do‘ cervesita‘, por favor?- Aquí la‘ tiene’ mi „arma“- Nivel B2.



¿Has entendido la pregunta de arriba? Si la respuesta es un claro sí, entonces este post posiblemente no es para tí.  Y si me dices que ya conoces la expresión „mi arma“ entonces no tienes que seguir leyendo. Tú ya conoces Sevilla y sabes de que hablo. Si por el contrario, has pensado que la frase tiene algunos errores, entonces estás en el lugar correcto.
Tienes un buen nivel de español aunque el habla andaluza y concretamente la de Sevilla, te resulte un poco difícil. Pero después de leer mi post sobre Sevilla, no dejas de pensar en visitarla, ¿verdad? Pues si sigues las pautas que te voy a dar, vas a entender a los sevillanos  y entonces surgirá la magia en las calles de la ciudad. Conocerás una Sevilla que no viene en las guías de viajes. Hablarás con todos y de todos descubrirás algo nuevo, un bar, un rincón, una leyenda de Sevilla, pero sobre todo, disfrutarás de mi ciudad.
El habla andaluza.

Un día estaba en el Englischer Garten dando una clase de español con un chico de Munich, cuando nos encontramos con un grupo de turistas de Lebrija, un pueblo precioso de la provincia de Sevilla que limita con Cádiz. Yo les estaba escuchando hablar y le dije a mi alumno (nivel B1): -Vamos a saludarlos, ¿vale?, y el muy entusiasmado (begeistern) me dijo que si.

Así que los lebrijanos, gente muy amable y entrañable,  se alegraron de ver una sevillana en Múnich y empezaron a hablar todos a la vez (alle auf ein Mal) y a preguntar cosas. Entonces vi como cambiaba la expresión de la cara de mi alumno, .  En ese momento, una mujer de Lebrija de unos 60 años le preguntó:

“ ¿A donde va~ja i‘ tú a E~paña? – Se lo preguntó dos veces, la segunda lo repitió más despacio y más alto. Y por fín, mi alumno lo comprendió, pero porque yo se lo dije sin tanto acento andaluz: ¿A dónde vas a ir tú a España?  es decir ¿A qué ciudad?

Mi alumno sintió un alivio al entenderme  y dijo: Aaaahh, a Madrid. Despúes un chico jóven habló con mi alumno y lo entendió todo . Con esto quiero decir que es normal que a la gente mayor de Andalucía nos cuesté más trabajo entenderla, bien porque tienen su acento muy marcado o porque su círculo social se límita  a la gente de su misma habla.

No es raro escuchar que los del norte no entienden a los Andaluces, y yo misma según, si se trata de pueblos pequeños de Andalucía, tengo problemas para entender a la gente.  El habla andaluza tiene muchas palabras propias, es decir no solo cambian como suenan las palabras (fonética),  sino también el léxico.

En la actualidad, las diferentes hablas andaluzas, debido a la globalización, a la movilidad, no están tan marcadas y definidas regionalmente. Yo misma, que he vivido en Granada, en Vejer (Cádiz) en Cataluña, y hasta he estado empadronada en el País Vasco, y por supuesto, he estado en contacto con sus lenguas y formas de usar la lengua española o castellano, me soprendo diciendo: „Ay va la ostia“ (expresión de sorpresa, en el País vasco),  „prenda, primor“(süße) en Granada), „ ¿a qué hora plegas?“ (terminar, en Cataluña).

Ahora te voy a dar las claves para entender a los sevillanos.

El habla de Sevilla puede variar de la lengua escrita. Esta forma de hablar también se extiende a muchas otras regiones de Andalucia, Canarias y también en muchos países de Latinoamérica. La fuerte presencia de los andaluces en los primeros años de la colonización es el origen de la base fonológica del español de América. La historia del andaluz.(Rafael Cano)

Por supuesto, no todos los sevillanos hablan así, depende de factores sociales y culturales. Tenemos que pensar que hace un siglo, la educación  no estaba al alcance de todos.  Pero ahora todos reconocen esta forma de hablar. Hay que decir que dependiendo de las situaciones, nos gusta exagerar (übertreiben) el acento andaluz, simplememte porque le da “musho arte“ (mucho arte: simpatía) a la conversación.

S y C

Un rasgo (Merkmal) muy generalizado es la inexistencia del sonido c [th] think en inglés. La c +e ó i  y también la zeta (z) se pronuncian como la s, por ejemplo cerveza [servesa], gracias [grasias]

Esto es también un rasgo característico del habla en Canarias Ceuta, Melilla y en Latinoamérica.  

S final o delante de consonante se aspira

 La s final de palabra también las suprimimos, se aspira. Las vocales finales se alargan (verlängern). Las S ante una consonante también se aspira.

¿Cómo e~tâ~ (tú)? : ¿Cómo estás tú?

 

¿Cómo e~tá u~té‘?: ¿Cómo está usted?

Sin embargo, si la s final de palabra va delante de una vocal la palabras se unen, por ejemplo: losojo~ (los ojos)

R en vez de L 

Como ya habéis visto antes, en la expresión del título „mi arma“(mi alma), forma cariñosa que tenemos los sevillanos para dirigirnos a otras personas, la l se sustituye por una r suave, cuando la l está delante de una consonante por ejemplo „er“ Betis, la „farda“, la „esparda“, ecardo“  (El Betis, la falda, la espalda, el caldo).

Curiosamente en Cuba sucede lo contrario: la r se sustituye por la l, por ejemplo, mi amol, escrito: mi amor, o Malta (nombre de mujer) escrito: Marta.

Ch se escucha como [sch] en Schlüssel: musho (mucho), mushasha (muchacha).

Economía del lenguaje.

En dinero no, pero en letras (Buchstabe)… aquí sí que ahorramos (sparen) los sevillanos.

En un restaurante:

-¡Que bien hemos „comío“!, ¿verdad?

 Sí, y la cuenta no ha sío muy cara.

¡Que va! (überhaupt nicht) Ha estao todo muy bien. Lo que más me ha „gustao“, el „pescao“. 

Como véis aquí, las terminaciones -ADO e -IDO se pronuncian sin la d. En el caso de los participios o adjetivos terminados en –ADA, se abrevía a simplemente –A, es decir por ejemplo cansada: cansá~.

Para: pa’; más: má’;

También solemos acortar la preposición para y solo decimos „pa“. Si esta preposición va seguida de „el“, se pronuncia „pal“, es decir para el + sustantivo. Pero nunca se une pa‘ con el nombre personal él. Ejemplos:

¿Este libro es pal‘ niño?- Sí, es pa‘ él.

También los adverbios de cantidad todo y nada, se acortan en „to“ y „na“.

Los infinitivos también pierden la r final: Tengo que trabaja‘.

 Resumiendo, estos son los rasgos fonólogicos que vas a escuchar Sevilla y con los que tienes que familiarizarte. No tienes que integrarlo en tu forma de hablar pero es conveniente que los reconozcas.

La s al final de palabra y delante de consonante se aspira. ¿Cómo está~?

La l delante de consonante se pronuncia como una r suave: ¿Qué te pongo, mi arma?

Las terminaciones -ado, -ido y -ada, se pronuncian, -ao, -io y -a.

Para: pa‘; para el: pal‘; para él: pa‘ él

Más: má

Todo: tó

Nada: ná

Los verbos en infinitivos pierden la r final: Tengo que trabaja‘

Para que veáis como suena el sevillano os dejo aquí el enlace a un video de dos actores sevillanos Alberto López y Alfonso Sanchez, de Sevilla, y que interpretan el papel del señorito andaluz. Los compadres.

Espero que ahora te animes a visitar Sevilla. Ya sé, ya sé: en estos momentos no, pero pronto. Déjame un comentario con las palabras que has escuchado y que no se pronuncian como se escriben.

Espero que hayas aprendido mucho y no dejes de abonarte a mi blog para no perderte nada, mi arma 🙂

Empfohlene Artikel

1 Kommentar

  1. Una clasemuy completa de Fonética del habla andaluza, con estas reglas es fácil entender a los andaluzes, es solo práctica. Gracias por compartir este post tan instructivo.
    Proud of you

Schreibe einen Kommentar

Deine E-Mail-Adresse wird nicht veröffentlicht. Erforderliche Felder sind mit * markiert.